sábado, 22 de julio de 2017

EL EJERCITO ARGENTINO SERÁ CATÓLICO Y NACIONALISTA, DEFENSOR DE LA SOBERANÍA NACIONAL; O SIRVIENTE DEL RÉGIMEN LIBERAL CUSTODIANDO URNAS…
MARAVILLOSOS  EJEMPLOS  DE FE EN DIOS Y EN LA PATRIA, PARA QUE IMITEN LOS MILITARES, RESTAURANDO LAS GLORIAS  DEL EJÉRCITO ARGENTINO, Y SALVANDO LAS  IGNOMINIAS DE MENÉNDEZ, BALZA, MILANIA,  Y TANTOS MÁS…

El Rosario personal del General San Martín.
+Era de madera del monte de los Olivos de Jerusalén. Se lo había regalado la Hermana de Caridad, Julia María, que lo cuidara cuando estuvo herido en Bailén, en 1808.
+ Lo usó en los combates de San Lorenzo, Chacabuco y Maipú. Lo rezaba personalmente todos los días acompañando a sus granaderos, y a la tropa del Ejército de los Andes cuando todas las tardes, después de la tercera lista, (como dice Mitre) los sargentos de semana dirigían el Rosario en cada Compañía,
+ El General MANUEL DE OLAZÁBAL, combatiente de la Independencia, heredó del mismo General San Martín ese Rosario, y está en custodia en el Regimiento de Granaderos a Caballo de Buenos Aires. En nota de julio de 1871 dice: “SAN MARTÍN LO USÓ SIEMPRE, Y HASTA EN OCASIONES LO VI SUSPENDIDO AL CUELLO DEBAJO DE LA CASACA Y A MANERA DE ESCAPULARIO”…(La Nación, 5/oct./1872).
+ Las Fuerzas Armadas Argentinas conservan así dos significativos recuerdos del Gran Capitán: Su Sable corvo, libertador y vencedor; y su corona personal del Rosario.

Los Granaderos
+ Ya desde sus Cuarteles de Retiro, en Buenos Aires,  invocaban a Dios con fervor, según lo narra el mismísimo Pueyrredón en sus  “Memorias”.
+ “Después de la lista de diana se rezaban las oraciones de la mañana y el Rosario todas las noches en las cuadras, por compañías, dirigido por el Sargento de la semana”… Cuenta, luego, de laMisa dominical, la instrucción religiosa y otros actos.
+ Todas estas prácticas religiosas se han observado siempre en el Regimiento de Granaderos, aun mismo en campaña. Cuando no había una Iglesia o una casa adecuada, se improvisaba un altar en el campo colocándolo en alto para que todo el Regimiento pudiese ver al oficiante”.

Cruce de los Andes.
 EN EL CAMPAMENTO DEL PLUMERILLO:
+ Diariamente, según relata Mitre, “después de la tercera lista se rezaba el Rosario por Compañías”
+ San Martín todas las tardes en inspección de a caballo se llegaba a una Capilla vecina al Plumerillo y hacía una fervorosa visita al Santísimo Sacramento.
ANTES DEL CRUCE DE LACORDILLERA:
+ El Gran Capitán ofreció a la Virgen en la Misa cantada del 6 de enero de 1817, en el mismo presbiterio de la Catedral la bandera del Ejército de los Andes que habían acabado de bordar las Patricias Mendocinas.
+ Luego se dirigió al altar levantado en la plaza y delante de todos los Regimientos entregó si bastón de mando a la Virgen, colocándoselo en la mano derecha de su imagen y declarándola asi Generala.
+ A continuación empuñó el asta de la nueva bandera acabada de bendecir, y desde las escalinatas del atrio la batió tres veces y la presentó diciendo:
“SOLDADOS: ESTA ES LA PRIMERA BANDERA
QUE SE HA LEVANTADO EN AMÉRICA”…
Ese 5 de enero fue emocionante y significativo.
Como diría el historiador padre Cayetano Bruno, a partir de ese día…
“YA TENÍA EL EJÉRCITO SU PATRONA
Y SU INSIGNIA GUERRERA.
BIEN PODRÍA ESCALAR LOS ANDES Y CONSUMAR LA LIBERTAD DE AMÉRICA”…
+Este fervor mariano del Libertador quedó testimoniado en sus partes de guerra, órdenes del día, proclamas y en sus promesas a la Virgen: Capillas, Misas cantadas, el Santuario de Maipú, la entrega de las banderas tomadas al enemigo, y mil detalles más.-

Padre Rubén Alá.






sábado, 15 de julio de 2017

¡¡¡ ARGENTINA DE PIE !!!
COMO EN EL MAPA
Esbelta y erguida
Sobre la vertical cartográfica.
Recta y testimonial.
¡En posición de firmes!
Como un centinela montando guardia.
Gallarda en el respaldo gigante
De su columna vertebral andina.
Jamás caída. Nunca postrada,
Ni de rodillas ante invasores.
Ni somnolienta, ni recostada
En la horizontal de la pereza.
Así queremos a la Patria
Altiva, soberana
 Y vertical.

¡VIVA LA PATRIA!


Texto Padre Rubén Alé.

viernes, 14 de julio de 2017

“¡Ya hablaremos de capitulación después de muertos!”

El Milagro de Empel

«¡Santiago y cierra España!». Éstas fueron sin duda las últimas palabras que miles de enemigos de la Madre España escucharon antes de ser masacrados por la que fue la mejor infantería europea durante casi 150 años: Los temiblesTercios Españoles. Infanterías con un arrojo incuestionable y una lealtad absoluta hacia su Rey, estas unidades —consideradas por algunos como las legítimas herederas de las legiones romanas— acababan con sus adversarios lanzando sobre ellos un vendaval de plomo y un mar de picas.
En un tiempo en que España necesitaba defender sus territorios europeos con soldados fiables, los infantes de los Tercios demostraron de lo que era capaz un militar español resuelto y experimentado. Así, con la Cruz de Borgoña a sus espaldas y una daga en su cinto, estas unidades se labraron una reputación que, todavía hoy, les hace contar con un lugar privilegiado en la Historia.
Los Tercios Españoles eran una perfecta combinación de las distintas unidades militares de la época, formadas por veteranos soldados y la mayoría de las veces mandados por buenos oficiales. No eran simples mercenarios a sueldo sino hombres de honor, leales al Rey y unidos por una fervorosa Fe Católica. Todo lo cual motivaba a estas tropas en el campo de batalla, lo que unido a sus victorias les creó una gran reputación en toda Europa.
En el Siglo XVI el Flandes o Países Bajos Españoles eran territorios de las actuales Holanda, Luxemburgo y Bélgica y una parte del norte de Francia, entonces, por derecho, pertenecientes a la Corona Española de la Casa de Habsburgo. Allí tuvo lugar el mayor matadero de Europa en esa época, y es donde se decidió el futuro del continente. España como gran potencia mundial luchaba en solitario contra todas las potencias europeas y por todo el mundo, pero fue en el Flandes Español donde los combates adquirieron un tinte más salvaje y en las peores condiciones, sobre todo por el gélido invierno al que los españoles no estaban para nada acostumbrados.

jueves, 13 de julio de 2017

PAUL  RASSINIER
IN MEMORIAM

P
aul Rassinier, parlamentario francés, investigador de la historia contemporánea, escritor, poseedor de la medalla de oro de reconocimiento del Movimiento Francés de Resistencia, y a quien el pueblo alemán debe eterno agradecimiento  por haber sido el primero, inmediatamente después de su liberación  de un campo de concentración alemán, que comenzó la lucha contra la ola de mentiras y odios con la que querían convertir a Alemania en paria de los pueblos hasta el fin de los tiempos.
      Como adherente al partido comunista a los 16 años, luego de un breve período de observación se convirtió en su más enconado adversario. Como miembro del partido socialista desde el año 1934 comenzó su carrera parlamentaria, que lo llevó  como representante a la Asamblea Nacional por el distrito de Belfort. Durante la ocupación alemana formó parte  como fundador en la organización del grupo de Resistencia Norte Libre. Publicó el diario La Quatrième Republique, fué detenido por la Gestapo y llevado al campo de concentración de Buchenwald y más tarde al de Dora. Conoció toda la dureza de la vida en un campo de concentración, pero sabía también que ello  no era más que una parte de un conjunto en una guerra cruel, y su fanatismo por la justicia y su real sentido de verdad hicieron que se pusiera a la defensiva contra esa ola, verdad sólo a medias o falsa totalmente sobre los acontecimientos e informaciones reales, ola que en aquel entonces comenzó a inundar el mundo. Esos acontecimientos e informaciones totalmente deformadas se toman hoy como base para la investigación de la historia contemporánea, como material informativo de fuente fidedigna. La respuesta de Rassinier fueron dos libros documentales que  en Francia fueron publicados con los títulos de Passage de la Ligne y Le Mensonge d’Ulysses, este último editado también en alemán bajo el título de Die Lilge des Odysseus (en castellano La Mentira de Ulises). Publicó luego un segundo tomo llamado ¿Ahora qué Ulises?, y luego del proceso de Eichmann, una obra sobre el mismo tema que se tituló La verdad sobre el proceso Eichmann. En Alemania federal sus libros fueron totalmente silenciados. Cuando Rassinier quiso tomar parte en el proceso de Auschwitz, en Frankfurt, como informante, debió dejarse detener por segunda vez por policías alemanes, quienes, por orden del ministerio del Interior lo sacaron del tren en la frontera antes de que pudiera ingresar a Alemania y lo devolvieron a Francia como extranjero indeseable. A pesar de ello, el profesor Rassinier mantuvo su objetividad y simpatía hacia Alemania, y continuó trabajando incansablemente  en su tarea científica para establecer la verdad histórica, tarea de la que fuera arrancado por una muerte repentina cuando contaba 61 años, el 28 de julio pasado en. Asnieres (Francia).+


Publicado en ULISES, octubre 1967.

miércoles, 12 de julio de 2017


TRATANDO DE LIMPIAR LA BASURA  DE LA HISTORIA ESCRITA “A LA BARTOLA”
Replicando una  infame conferencia de M. Vedia y Mitre, el señor Alfredo Ortiz de Rosas,  bisnieto del prócer de la argentinidad, dictó una excelente titulada: “Rosas y el odio mitrista”, en la cual refuta  claramente los bajos, insolentes e infundados agravios contra el Restaurador, quedando al descubierto  la bajeza moral de esos figurones logistas, sectarios y desvergonzados,  flor y nata de la “Historia oficial” liberal, escrita “a la bartola”. Inclusive  la escrita por el revisionismo apócrifo,  marxista o peronista. Y así desfilan en esta historia bastarda, la alevosía de: B. González Arrili, S. María del Carril, Gutierrez, Rivera Indarte, la exaltación indigna de M. Vedia y Mitre, M. Pelliza, Ángel J. Carranza, E. Seguí, …
 Todos respaldándose en  el más descarado historiador, falsificador bartolero, asesino y ladrón: 
Bartolomé Mitre.
Publicada en la Revista del Instituto de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas,  Nº 11, de marzo/abril de 1943. Debido a su extensión, reproduzco, a continuación,  sólo algunos párrafos, suficientemente elocuentes, que animan a leerla íntegramente.

Rosas y el odio mitrista.
Rosas es un hombre a quien le tocó desempeñar su papel después de un mito y antes de otro. Para que Rosas pueda tener jueces en su Patria, es preciso que Rivadavia y Mitre recobren su naturaleza de seres mortales y falibles.
[Carlos Pereyra].

      […] Los adversarios de Rosas, los unitarios de entonces, que ahora se llaman mitristas  o pseudo-mitristas, luchaban por otra cosa: “la libertad”, palabra engañosa que ha servido para encubrir muchas iniquidades; y luchaban a costa, precisamente, de la independencia, de la soberanía y del honor de la Nación, valores estos que, con criminal inconciencia, hicieron peligrar porque para ellos nada valían mientras se salvaran los principios.
      ¿Qué principios? No otros que los que les permitieron conseguir lo que han conseguido; también lo dijo Alberdi al comparar su acción con la de Rosas: “sus pobres sucesores -sostuvo- que sólo han  brillado en el talento bufón de ganar su rango y su pan”.
En el caso de los unitarios la pasión no tiene el mismo significado porque no la encendía el fuego que animara a la de Rosas; el bien indiscutido de la Patria. La pasión de sus enemigos no fue ni cristiana  ni patriótica; para ellos la pasión encubría un empeño desmedido por satisfacer ambiciones de predominio y de riqueza, aunque se le envolviera con nobles palabras, siguiendo los consejos de Salvador María del Carril.

[…]He dicho que Mitre era uruguayo por consanguinidad de varias generaciones.

[…] ¿POR QUE EL ODIO MITRISTA?
Aquí, y casi al término de mi exposición, séame permitido plantear un interrogante: ¿Porqué el odio implacable de Mitre a Rosas? ¿Porqué el de sus descendientes?
Mitre, como queda demostrado, ni su familia, estuvo  radicado  en nuestro país durante los años del gobierno de Rosas.
Mitre no fue emigrado ni proscripto.
Mitre no tuvo parientes, ni arraigo en el país, ni en la sociedad argentina.
Mitre no luchó jamás en las filas argentinas comandadas  por jefes argentinos, como lo fueron Paz y Lavalle.

sábado, 1 de julio de 2017

R. P. Vicente McNabb,  O.P.
Una carta abierta a un joven con inquietudes
QUINCE COSAS QUE UN DISTRIBUTISTA DEBE HACER

(Publicada originalmente en “GK’s Weekly”, el semanario dirigido por Chesterton. Recopilado en el capítulo 20. “Quince cosas que un distributista debe hacer”, de “Nazaret o el caos social”, escrito por el padre Vicente McNabb O.P. (1868-1843), editado en Londres por Burns Oates e  Washbourne, con el Imprimatur de Joseph Butt, Vicario General, (copiado de : cruzamante,blogspot.com).

Padre Vicente McNabb: nacido a poca distancia de la tumba de San Patricio, el padre McNabb fue tal vez un nuevo evangelizados de la isla. Sacerdote de verdad. Vivió la pobreza hasta hacer rabiar a los acomodados, sólo vivía con su Libro de Oraciones, su Suma Teológica, la Regla de su congregación (dominicos). Un amante del tomismo. Amigo de Chesterton, Belloc y todos los católicos que vivieron en esa Inglaterra secular o anticatólica. Y además, encima de todo: comunitarista (distribucionista). Un buen tomista antipersonalista” (Cristo mártir.com).

P
reguntas dramáticamente: “no me diga qué pensar, ya estoy suscripto a G.K’s. Dígame qué hacer”. Por lo tanto pondré en limpio 15 cosas, cualquiera de las cuales sería bueno hacer. Serán 15 por dos razones. Porque si escribo las 101 que podrías hacer, llenaría todo el número y no sólo un artículo de GK’s. El número 15 deja opciones, de la misma forma que, digamos, un hombre elige una corbata, un trabajo o una esposa.

No empezaré por el comienzo. Empezaré por cualquier lado y seguiré como pueda.. De hecho, cuando las cosas han llegado al estado de desprolijidad social presente, un comienzo puede estar en cualquier lado de cualquier forma. Lo único necesario es empezar.

1- Si tienes un hogar o chimenea, saca todo de encima, excepto quizás el reloj. Si eres tan afortunado como para no tener un hogar saca de las paredes de tu casa todos los cuadros y adornos, excepto un Crucifijo. Este te enseñará la pobreza de la Austeridad. Esta es como un estudio empírico de Economía.

2- Limpia tu propio cuarto diariamente, límpialo de ser posible de rodillas. Esto te enseñará la Pobreza del Trabajo. También evitará la parálisis de las rodillas. Parálisis que tiende a alcanzar las manos y el cerebro, cuando no la lengua.

3- Por cuarenta días o más –digamos durante Cuaresma- no fumes (ni protestes sobre eso). Esto también mejorará tu vista. También mejorará tu comprensión de una difícil cuestión económica: comprar (tabaco) y como aprovecharlo.
LOS ENEMIGOS Y LOS CIPAYOS.
BREVE RESEÑA DEL ACCIONAR  DE LAS FUERZAS DISGREGADORAS QUE  DEMOLIERON EL PENSAMIENTO Y LA POLÍTICA TRADICIÓNAL  ESPAÑOLA; IMPONIENDOLE, AL FIN, EL LIBERALISMO A ULTRANZA.
 CUANDO  EN 1810, EN PLENO AUGE LIBERAL ESPAÑOL, ARGENTINA DECIDE  LIBERARSE DEL TRONO COMPLACIENTE,   CIERTOS NATIVOS “ILUSTRADOS” YA SE HABÍAN CONTAGIADO DE LIBERALISMO,  FORMANDO  LA SECTA DE  AFRANCESADOS Y FILOINGLESES,  ANTITRADICIONALES,  PARA TRANSFORMARNOS EN LO QUE NO DEBÍAMOS  SER;   POSTURA QUE LUEGO SE CONSOLIDÓ EN  EL PARTIDO UNITARIO, DE TAN DESGRACIADA MEMORIA; CUYO ACCIONAR PERDURA  AUN EN NUESTROS DÍAS.
ESPAÑA FUGAZMENTE RESURGIÓ LUEGO DE LA CRUZADA NACIONALISTA DE 1939; PERO VOLVIÓ A CAER, PUES EL PODER DE LOS ENEMIGOS ES INMENSO  Y LA TRAICIÓN DE LOS LIBERALES INVARIABLE.
NOSOTROS ESPERAMOS, CONTRA TODA ESPERANZA, PODER RESURGIR DE ENTRE LAS GARRAS DE LOS MISMOS ENEMIGOS QUE ASOLARON Y ACTUALMENTE ASOLAN A LA MADRE PATRIA; Y  TAMBIÉN SE ENSAÑAN INSIDIOSAMENTE CONTRA  NUESTRA  ANÉMICA ARGENTINA, QUE POR OBRA DE LOS ENEMIGOS, CON EL APOYO DE LOS CIPAYOS, AL IGUAL QUE  EN ESPAÑA, HA PERDIDO EL RUMBO NO SÓLO  HACIA SU DESTINO DE GRANDEZA; SINO AÚN  SU PODER DE SOBREVIVENVCIA SOBERANA.
AL FINALIZAR ESTA BREVE RECOPILACIÓN INCLUÍ UNOS PÁRRAFOS DONDE BENEYTO PÉREZ EXPONE ALGUNOS DE LOS  EXCELENTES PUNTOS PROGRAMÁTICOS DE FALANGE, PARA EL RESURGIMIENTO DE ESPAÑA.
(Párrafos extraídos del libro: “El Nuevo Estado Español”, de Juan Beneyto Pérez, Biblioteca Nueva, Madrid, 1939, pg.84/91).

JUAN BENEYTO PÉREZ
II.- DECADENCIA Y RESURECCIÓN DEL ELEMENTO TRADICIONAL

L
a España imperial muere  precisamente porque ha perdido el impulso de aquellos grandes principios que le dieron vida. Y lo perdió por obra de la intervención. Fuerzas de diverso origen pero de idéntico fin, se enconan contra España. Ramiro Ledesma hace en su “Discurso” esta sugestión: “si España después de su primer traspié (1648), ha permanecido en una línea descensional, sin recobrarse como gran potencia, es porque alguien lo ha impedido”. Ahí la judería, el afrancesamiento, la masonería… Y los cien impulsos que colaboran fervorosos porque la presa es buena.

1.- LOS JUDÍOS.
      La judería separada tradicionalmente, recluida en su “getho”, ha sido un elemento funestísimo para nuestra España. De la labor destructora de la judería puede formarse idea recordando lo que significa su actitud en nuestra novela picaresca, bello ejemplo de las armas encubridoras, como el que Papini explica en “Gog”. Cuanto allí hay de demoledor es obra judía. Su fondo literario antiheroico y de protesta social ha sido exaltado  recientemente, en forma  no dudosa, por  Américo Castro. La posición de las figuras de la picaresca de cara a las jerarquías queda exteriorizada en el caso del Lazarillo, en la cuestión de las bulas, etc.
Compárese con lo que se debe a los judíos en otras materias. Léase Mateo  Alemán y Garci Sánchez de Badajoz. Donde hay una jerarquía hispánica que se pueda destruir, allí está el espíritu del “getho” con su piqueta. Pensemos también en la participación de la judería en la deformación del Santo Tribunal. La Inquisición, Tribunal admirable y Santo, hecho para la defensa de los grandes principios vivificadores de España, y por consecuencia también en derecho contra los judíos, llega a convertirse en instrumento del “getho”. Piénsese como  síntoma expresivo en la actitud que adopta Felipe II al no querer admitir  a los conversos para los cargos supremos de este Oficio. La tesis contraria lleva a la deformación y hay un momento en que la Inquisición combate, al servicio de Francia y de la Judería, cuanto puede dar impulso a nuestro espíritu patriótico.
OTRA INFANIA UNITARIA.
TRATANDO DE RECUPERAR LA VERDAD HISTÓRICA, PUES
FALSIFICANDO LA Historia nos roban la Patria.
“El Banco es del pueblo y para el pueblo” (carta de José María Rojas a don Juan Manuel, en Southampton; año 1872)
     
Infamia que no es  nueva, por supuesto, pues las falsedades y mentiras unitarias, asumidas y continuadas por sus descendientes liberales hasta el día de hoy, nacieron en el mismo parto en que vieron la luz los unitarios. La mentira es consustancial al unitarismo/liberalismo, pues surge de una falsa consideración de la realidad  argentina. Las  adulteraciones históricas fueron  inventadas por los  infames unitarios con el fin de denigrar,  aniquilándo física y políticamente a sus enemigos, los próceres y héroes federales, auténticos patriotas,  con toda suerte de rebuscados y vergonzosos  epítetos. Estos  unitarios/liberales son tan carne y uña con las mentiras que no pueden prescindir de ellas; espontáneamente hablan y proclaman mentiras, o verdades a medias, para que se entienda sólo la  mentira. Falsifican la Historia y degradan la Política.
      El conocido nacionalista, Juan Pablo Oliver, escribió un interesantísimo artículo titulado: “El Fundador del Banco de la Provincia”, publicado en la Revista del “Instituto de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas”, Nº 7, pg. 61, del que se deducen las siguientes consideraciones,  confirmando  el título de la presente nota.
Dice Oliver: “Porque no es cierto, como se ha afirmado erróneamente de que el Banco haya sido fundado en 1822; que Rosas lo haya clausurado para gobernar a su albedrío la emisión de papel moneda; que el crédito del Banco se reanudó a raíz de Caseros, y otras varias especies del mismo tenor. Sin embargo tales manifestaciones ratifican la deliberada ignorancia mantenida acerca del legítimo fundador del Banco de la Provincia, que no fue otro que el Gobernador D. Juan Manuel de Rosas, en 1836, con la colaboración de su Ministro de Hacienda D, José María Rojas y Patrón”.
Y advierte Oliver con optimismo: “El día en  que venciéndose prejuicios hoy más que nunca absurdos, se prescinda del aspecto anecdótico que –como decía E, de Goncourt-, es la tienda al por menor de la historia, para constreñirse a los resultados de la investigación explícita, sucederá con este tópico de la economía como con tantos otros: se escribirá de nuevo la historia, libre de fantasías”.
Luego Oliver escribe con gracejo: “a comienzos del año 1826 los unitarios consumaron a tambor batiente sus planes para dominar a la República… No viene al caso escribir la aciaga historia de este Banco [Nacional]; basta decir que tan desacreditado como el gobierno de que provenía, sus billetes no merecieron la confianza pública: los soldados de la guerra del Brasil –como lo refiere de Vedia- obligados a recibirlos en paga, optaban filosóficamente por pitarlos”…; se extinguió por caducidad legal en 1836.
El repudio popular  al Banco de los unitarios fue palmario; contrastando con el que dispensó al Banco Provincia fundado en ese mismo año de 1836 por don Juan Manuel. Sobrellevando exitosamente la agresión externa y la insurrección interna,,,,  el Banco Provincia “ atendía regularmente las necesidades del comercio y de la industria que entonces, durante la época de Rosas, lograban los factores básicos de su actual desarrollo, a saber: la eliminación del malón, la mestización del ganado, el trigo barletta y los alambrados. Pese a las vicisitudes de la guerra los descuentos de letras aumentaban progresivamente”. En efecto, los números a veces hablan bien y dicen, que en 1836, año de su fundación, la cantidad fue de 2.991.369.-;  en  1852, año de Caseros, aumentó hasta la increíble cantidad de 76.440.497.-; y en 1853, después de Caseros bajó a 35.034.599.-; o sea que el pueblo respaldó durante esos 16 años la política del Restaurador. Pregunto entonces  a los farsantes: ¿Quién ejercía un gobierno verdaderamente democrático y popular? y ¿Quién ejercía una tiranía salvaje, asesina  y repudiada? ¡Hay que reescribir la Historia patria!
“Las sempiternas declamaciones acerca de la “tiranía retrógrada” no resiste la demostración contraria de las cifras y desvirtúa la aseveración de que el crédito del Banco se reanudó después de Caseros”. Y finaliza Oliver con estas palabras de amargo sabor: “El Banco de la Provincia creado por Rosas, que opera en el territorio conquistado a la civilización por Rosas, establece sucursales en ciudades fundadas por Rosas y obtiene sus ganancias gracias a los elementos de progreso introducidos a la provincia bajo el amparo del gobierno de Rosas… ese Banco niega a Rosas, niega a su principal organizador D. José María Rojas y niega a su primer presidente D. Bernabé de Escalada. Vienen a los labios aquellas palabras que Cervantes pone en boca del Quijote: ‘Entre los pecados mayores que los hombres pueden cometer, aún que algunos dicen que es la soberbia, yo digo que es el desagradecimiento”’

¡VIVA LA CONFEDERACIÓN ARGENTINA!
¡VIVA LA MEMORIA INSIGNE DE DON JUAN MANUEL DE ROSAS!


jueves, 29 de junio de 2017

TEÓRICAMENTE CONSIDERADA LA DEMOCRACIA LIBERAL SIGNIFICA:  CULTO DE LA INCOMPETENCIA Y  HORROR A LA RESPONSABILIDAD. PERO EN SU CONCRECIÓN PRÁCTICA ES, ADEMÁS, EL RÉGIMEN POLÍTICO MÁS PROPENSO A LA CORRUPCIÓN. DE NINGUNA MANERA  LA DEMOCRACIA LIBERAL ES  EL MEJOR RÉGIMEN POLÍTICO; POR MÁS QUE SE LA BARNICE COMO UNA  MÁGICA RELIGIÓN LAICA.   NI EL MÁS APROPIADO PARA LOGRAR El BIEN COMÚN  Y LA EXALTACIÓN NACIONAL; COMO LO PALPAMOS BAJO SU YUGO TOTALITARIO, CIVIL, MILITAR O POPULACHERO,  QUE YA DURA MUCHAS DÉCADAS DE FRACASOS DESESPERANZANTES.
(A continuación el artículo de  don Julio Irazusta, publicado en “La Nueva República”; 15/3/1928; y reimpreso en Verbo”, Nº 232)

REPÚBLICA y DEMOCRACIA.
Julio Irazusta
R
epública es, entendida la palabra en su acepción etimológica, la cosa pública. Es la suma de acciones realizadas por un agente, de acuerdo con ciertas reglas establecidas por él o por leyes anteriores a él, y enderezadas al bien común. En tal sentido podían hablar de república los clásicos españoles y franceses que vivieron bajo regímenes monárquicos. Como se ve la acepción es  lata. Comprende el hecho político de los más variados países. Es la realidad misma de gobierno.
      La democracia es la utopía, es la abstracción.  De la justa exigencia de clasificar los gobiernos por géneros, según el orden de distribución del poder, para luego pasar más fácilmente al estudio de los gobiernos  particulares, los teorizadores racionalistas han pasado a hacer de los géneros verdaderas hipóstasis. Cada forma de gobierno se ha convertido así en una persona con más vida que los gobiernos de tipo semejante de los cuales se han sacado las cualidades que caracterizan a aquella. Y el teorizador dice que no habrá gobierno perfecto en cada caso particular sino cuando se reproduzcan exactamente los rasgos de una de aquellas personas ideales. Cada una de estas ha tenido sus propugnadores. Pero ninguna tantos como la democracia. Ni tan sistemáticos. Es que de la aristocracia y la monarquía, de la república romana y el reino de Francia se ha ido formando la teoría al mismo tiempo que la realidad histórica, y el teorizador ha sido en la mayoría de los casos nada más que el historiador de aquellas formas políticas. Así las teorías de la monarquía, la aristocracia o la república son, en los mejores autores una misma cosa con la de la forma mixta de gobierno, la cual permite una razonable organización social bajo cualquiera de aquellos regímenes. La teoría de la democracia perfecta ha surgido como un movimiento de oposición, hecha por hombres que sufrían de los inconvenientes inevitables en toda formación social y que se vengaban teorizando sus rencores. Ostenta la unilateralidad y el espíritu secreto de un programa de partido.
El demócrata siempre está a la espera de las condiciones que harán posible la democracia perfecta. La democracia existente es siempre la mala. La buena siempre está por hacerse. Y como la construcción no terminará nunca, nunca le será posible a la ciencia juzgarla definitivamente.  Por eso, si Platón y Aristóteles fueron partidarios de la aristocracia, dice el teórico demócrata, sus preferencias no tienen valor alguno.
Los principios de libertad e igualdad sin restricciones, que son el fundamento de la democracia hacen imposible toda organización, la cual no vive sino de diferencias y de sometimiento de unas partes a otras. La exageración doctrinaria de los dirigentes demócratas induce al pueblo a confundir  con el servilismo el respeto por  los magistrados, por los padres, por los maestros, por los ancianos, y hasta la misma obediencia de las leyes. El culto de la incompetencia se hace  general, todos creen ser aptos para todo, el cultivo de las ciencias particulares, que requiere especialización, se hace difícil y la especialidad de lo general y de lo universal, que siempre fue privilegio de unos pocos políticos o filósofos, imposible. El gobernante ya no es del oficio, y Sócrates bebe la cicuta.
En el aspecto económico, la democracia es un régimen de consumo. Como en teoría todos somos iguales, nadie acepta de buen grado los duros oficios de la producción, que quedan únicamente para aquellos  que no alcanzan una participación en el presupuesto del Estado. Se puede empezar a poner en práctica, en gran escala, sólo después de un régimen de producción y economía, iniciándose con la expoliación de los que han acumulado riqueza. A medida que la democracia se acerca a su ideal, cada vez los ricos tienen menos sin que los pobres tengan más, hasta el momento de la nivelación por abajo en la miseria de todos; y con la fugaz realización de la democracia perfecta coincide su ruina o la del país en la que se practique. Rivarol tiene al respecto el siguiente apólogo: se acusó a las fuentes públicas de acaparar las aguas; las fuentes fueron destruidas y el agua se perdió. Como se ve, no se pretende negar  en absoluto  la posibilidad de la democracia, que todo es posible. Sino que tampoco se puede negar, dada la correcta aplicación de aquella, lo irremediable del fin a que conduce.
República es el gobierno existente en cualquier país bien organizado, donde éste sea regido por aquel como el cuerpo lo es por el alma. Implica la admisión, en el ejercicio del gobierno y en su formación, de un principio más espiritual que el  mayoritario, la representación de la capacidad y la representación de la capacidad, y en el organismo social, de las diferencias establecidas por la naturaleza; el respeto por las superioridades de la posición, de la cultura, de la edad, etc.; una equitativa consideración de todas las clases. No es la manera menos eficaz  atender a las justas reivindicaciones de los trabajadores el procurar su buena inteligencia con los capitalistas para el mejor resultado de la producción. En una república bien organizada la acumulación de la riqueza no es delito; el dinero es honrado porque sólo así se consigue que preste un servicio público. El Estado necesita que haya quienes puedan y quieran servirlo desinteresadamente.

 Más específicamente la república es una de las formas del gobierno popular, del mismo género en cierto sentido que la democracia. Y como ésta parecía representar la pura esencia de aquel, cuando la ideología se puso a elaborar el ideal del gobierno perfecto, los incautos creyeron que la república debía tender a la democracia. Pero es un error. El régimen político no es fin, sino medio; el fin es el bien común. En vez de perseguir una abstracción, tarea que puede conducirnos al otro mundo, donde tal vez los fantasmas como la democracia tengan una realidad no funesta, más nos valdría perfeccionar nuestras instituciones en función de los fines que se propone toda comunidad civilizada.+ 
Emocionantes, sinceras, valientes, inteligentes y verdaderas expresiones, dedicadas por el  Libertador  al Restaurador de las Leyes: que suenan  inconcebibles en esta época de corrupción política, y carencia de patriotismo.
(Folleto publicado por el Instituto Juan Manuel de Rosas de Investigaciones Históricas, año 1948)
San Martín y Rosas
COMO LOS UNITARIOS Y SUS SUCESORES FALSIFICAN LA HISTORIA PATRIA.

COMPATRIOTAS:
Los que creemos necesaria la revisión de la historia para que se conozca la verdad documentada de todo lo sucedido, pensamos y sentimos como nuestro Libertador, el General San Martín, quien escribió en diferentes épocas a don Juan Manuel de Rosas, los párrafos siguientes:

+ 5 de agosto de 1838.
Excmo. Sr. Capitán General D. Juan Manuel de Rosas.
Muy señor mío y respetable general:
      He visto por los papeles públicos de ésta, el bloqueo que el gobierno francés ha establecido contra nuestro país, ignoro los resultados de esta medida, si son los de la guerra, yo se lo que mi deber me impone como americano; pero en mis circunstancias y la de que no se fuese a creer que me suponga un hombre necesario, hacen que un exceso de delicadeza que Vd. sabrá valorar, si usted. me cree de alguna utilidad, que espere sus órdenes, tres días después de haberlas recibido me pondré en marcha para servir a la patria honradamente, en cualquier clase que se me destine.
JOSÉ DE SAN MARTÍN.

oooooooooooooooooooooooooooooooooo

+ Grand Bourg, cerca de París, 10 de julio de 1839.
Excmo.  Señor Capitán General D. Juan Manuel de Rosas.
Respetable general y señor:
      Con verdadera satisfacción he recibido su apreciable del 24 de enero del corriente año, ella me hace más honor de lo que mis servicios merecen; de todos modos, la aprobación de éstos por los hombres de bien, es la recompensa más satisfactoria que uno puede recibir.
      …Pero lo que no puedo concebir es el que haya americanos que por un indigno espíritu de partido se unan al extranjero para humillar a su patria y reducirla a una condición peor que la que sufríamos en tiempo de la dominación española; UNA TAL FELONÍA NI EL SEPULCRO LA PUEDE HACER DESAPARECER.
JOSÉ DE SAN MARTÍN.

oooooooooooooooooooooooooooooooooo

+ Grand Bourg,30 de junio de 1845, 7 leguas de París.
Excmo. Sr. Capitán General D. Juan Manuel de Rosas.
Mi apreciable general y señor.
      De regreso de un viaje que acabo de hacer al medio día de la Francia, adonde fui a restablecer mi atrasada salud, me ha sido remitido por mi antiguo amigo el señor Sarratea, el último mensaje que ha pasado Vd. a la Legislatura de la Provincia, en fines del año pasado; en él he visto el honroso recuerdo que hace Vd. de los cortos servicios que la suerte me proporcionó rendir a nuestra patria; como Vd. debe suponer, esta manifestación del primer jefe de la República me ha sido altamente lisonjera. Reciba Vd. mi apreciable general, mis más sinceras gracias por las bondades con que Vd. honra mi memoria.
JOSÉ DE SAN MARTÍN.

oooooooooooooooooooooooooooooooooo

+ Boulogne sur Mer, 2 de noviembre de 1848.
Excmo. Señor Capitán General D. Juan Manuel de Rosas.
Mi respetado general y amigo:
      A pesar de la distancia que me separa de nuestra patria, usted me hará la justicia de creer que sus triunfos son un gran consuelo a mi achacosa vejez.
Así es que he tenido una verdadera satisfacción al saber el levantamiento del injusto bloqueo con que nos hostilizaban las dos primeras naciones de Europa. Esta satisfacción es tanto más completa cuanto el honor del país  no ha tenido nada que sufrir, y por el contrario presenta a todos los nuevos Estados Americanos un modelo a seguir. Y MÁS CUANDO ESTE ESTÁ APOYADO EN LA JUSTICIA.
      No vaya usted a creer por lo que dejo expuesto, el que jamás he dudado que nuestra patria tuviese que avergonzarse de ninguna concesión humillante presidiendo usted sus destinos; por el contrario, más bien he creído no tirase  Vd. demasiado de la cuerda de las negociaciones seguidas cuando se trataba del honor nacional.
      Esta opinión demostrará a Vd., mi apreciable general, que al escribirle lo hago con la franqueza de mi carácter y la que merece el que yo he formado del de usted. Por tales acontecimientos, reciba Vd. y nuestra patria mis más sinceras enhorabuenas.
      …Un millar de agradecimientos, mi apreciable general, por la honrosa memoria que hace Vd. de este viejo patriota, en su mensaje último a la Legislatura de la Provincia, mi filosofía no llega al grado de ser indiferente a la aprobación de mi conducta por los hombres de bien.
JOSÉ DE SAN MARTÍN.

ooooooooooooooooooooooooooooooooooo

+ Boulogne, 6 de mayo de 1850.
Excmo. Señor Gobernador y Capitán General D. Juan Manuel de Rosas.
Mi respetado general y amigo:
      El objeto de ésta es tributar a Vd. mi más sincero agradecimiento al ver la constancia con que se empeña en honrar la memoria de este viejo amigo, como lo acaba de verificar en su importante mensaje del 27 de diciembre pasado; mensaje que por segunda vez me he hecho leer, y que como argentino me llena de un verdadero orgullo, al ver la prosperidad, la paz interior, el orden y el honor restablecidos en nuestra querida patria; y todos estos progresos, efectuados en medio de circunstancias tan difíciles, en que pocos estados se habrán hallado.
JOSÉ DE SAN MARTÍN.

oooooooooooooooooooooooooooooooooooo

Aclaración del folleto a la carta del 2 de noviembre de 1848:
      En todas las reproducciones de esta carta, a esta altura, se le ha suprimido la frase siguiente: “Y MÁS CUANDO ESTE ESTÁ APOYADO EN LA JUSTICIA”; frase que escribió el general San Martín de su puño y letra….
Esa es la obra silenciosa de los que no son imparciales en la historia.
      Maniobra que es necesario poner en descubierto, porque con ella se pretende restar el mérito indiscutido que el general San Martín reconocen don Juan Manuel de Rosas por su obra patriótica.
      Así se induce en muchos errores a la juventud y a quienes no están familiarizados con estos intrincados vericuetos que deforman la verdad.
      En el libro titulado: “San Martín, su correspondencia”, publicación oficial del Museo Histórico Nacional, segunda edición, año 1910,  que lleva un prólogo del señor Adolfo P. Carranza, ex director de ese establecimiento, es donde se ha cometido la omisión señalada, y de donde se toma fraccionada, sin saberlo, por estudiantes y estudiosos.
      Puede verse la carta original del Gral. San Martín a Rosas en el Archivo General de la Nación, División Documentación Donada, Archivo Farini, tomo 1º, pg. 79/80.


ooooooooooooooooooooooooooooooooooo


Comentario nacionalista: Para respaldar la intención monstruosa de  falsificar la Historia patria, y a la Patria misma, repudiando su raigambre tradicional, la que la define soberanamente, tratando de justificar la entrega del país a los imperialismos de turno, los  liberales llevan su osadía al extremo de  ofender la memoria del general San Martín, ocultando y tergiversando  su auténtico pensamiento argentinista, su amistad y su respaldo a la política de  don Juan Manuel,  pretendiendo presentarlo como un antecesor de la política liberal cipaya, ocultando y tergiversando el pensamiento del general San Martín, para que coincida con el de ellos, convirtiéndolo en otro  falsificador y traidor. Son realmente personajes inescrupulosos. Falsifican la Historia y falsifican la Patria, entregándola inerme al imperialismo que combatieron como leones San Martín y Rosas.+















miércoles, 21 de junio de 2017

24 DE MARZO
DÍA NACIONAL DE LA FALTA DE MEMORIA.
Cuando se escondieron la Verdad y la Justicia.
*
LOS MONTONEROS QUIEREN SEGUIR TAPANDO LA VERDAD PARA QUE LAS NUEVAS GENERACIONES NO SEPAN QUE FUERON VULGARES ASESINOS COMUNISTAS.

*
PENSAMIENTO DE  GENTA SOBRE EL PROGRESISMO EN LA IGLESIA QUE, AUNQUE ESCRITO EN 1970,  DESCRIBIÓ, COMO SI LA ESTUVIESE VIVIENDO Y SUFRIENDO, LA POLÍTICA ACTUAL  DE FRANCISCO Iº; QUE, COMO ES NOTORIO,  ESTÁ LLEVANDO A SUS ÚLTIMAS CONSECUENCIAS LOS PRINCIPIOS SUBVERSIVOS DEL CONCILIO VATICANO II.  DE LA PRETENCIÓN  DE MUNDANIZAR LA IGLESIA  SE  INSTAURÓ  EL LIBERALISMO, PROVOCANDO  LA DESACRALIZACIÓN DE LA RELIGIÓN.
LOS ESCÁNDALOS MUNDANOS DE LOS NUEVOS SACERDOTES, Y LA PERPLEJIDAD DE BUENOS CRISTIANOS.
 (A continuación las palabras extraídas de su  libro “Principios de la Política”; editorial Cultura Argentina,  pg. 28)

JORDÁN BRUNO GENTA
L
a mentalidad progresista en la Iglesia de Cristo ha enturbiado gravemente la conciencia cristiana con la falsa libertad ideológica que estimula la rebeldía y reprime la obediencia en el ejercicio de la libertad.
      Son mucho los sacerdotes, casi siempre jóvenes, que insisten en condenar al Iglesia preconciliar que llaman Constantiniana, como la lglesia mediatizada por el poder político y comprometida con intereses temporales. Desbordan caridad hacia los enemigos de Cristo, pero no disimulan su odio hacia los hermanos en la Fe que no comparten su  frenesí innovador , so pretexto de “aggiornamento”. Sostienen temerariamente que el cambio es el signo de la Iglesia de hoy; pero no se refieren jamás a lo que permanece. De este modo apartan  la atención de los fieles de lo que es sustancial  en la doctrina y en el gobierno de la Iglesia de Cristo, para aplicarla entera a la circunstancial, múltiple y variable.

      Cunde el menosprecio de la Palabra de Dios y de su Cátedra de la Unidad, así como la desobediencia a la jerarquía. Frente a los excesos del autoritarismo se ha pregonado que la libertad es el bien supremo del hombre, promoviendo una ética personalista, anárquica y subversiva. Los excesos de este liberalismo moral , impulsan dialécticamente la expansión de la violencias y del terror en el mundo entero.-

jueves, 8 de junio de 2017

HURONEANDO EN MAYO 2017.
Para el Hurón  el régimen alimenticio no se altera; siempre la misma comida ¡asquerosa! Porque tampoco el Régimen político se modifica. Todo sigue igual ¡asquerosamente igual!

+ Ofrezco a mis lectores un pensamiento sobre la catastrófica situación moral de la sociedad argentina. No me refiero a la corrupción de los políticos del  Régimen, que sus fueros tornan intocables,  sino a  la inmoralidad de nuestros buenos conciudadanos. Estos pobres, sin saber en que berenjenal se encuentran no se enteran que están sometidos a un lavado de cerebro cauteloso, entretenido, inadvertido, que comienza, cuando siendo pequeños, el Régimen  se posesiona de las tiernas mentes y lo instruyen sin Dios, ni Patria ni familia. Luego, más mayorcitos, el lavado de los cerebros continúa a través de lo comentarios  periodísticos de la televisión y el consumo de las populares drogas. Con uno o con otro vicio, o con ambos a la vez, el pueblo está inerme; sin enterarse de lo que acontece, sin ánimo para rebelarse.  Más bien se acercan las elecciones, con los mismos candidatos de opereta buffa, y el soberano se entusiasma. ¡Y va a votar, porque cree cambiará el mundo! Este pensamiento es para meditar  una noche de insomnio, preferentemente con dolor de muelas, para que se disimule algo  el dolor patriótico.

+ Encontré  en un excelente video publicado en You Tube sobre el pensamiento y  las acciones  que guiaron  la política exterior de ese grandísimo  hijo… de los Marlborou, y de la Reforma, aliado de papá Stalin, nuevo Goliat que arraso a sangre y fuego a los palestinos, defensor de la democracia y la libertad liberales; ¡nada menos que el héroe de la Segunda Guerra Mundial, W. Churchill!. Cuyo amor incondicional y ferviente por el Sionismo, que se describe minuciosamente en el video, se manifestó en un lema anglo-sionista que lo inspiró  toda su vida: “¡DIOS TRATA A LAS NACIONES COMO LAS NACIONES TRATAN A LOS JUDÍOS!.¡Pobre Argentina! ¡Con la fama antisemita que le crearon los “semitas”! ¡Con el libro del Padre Meinvielle!. ¡Nos van a tratar pésimamente mal! ¡A menos que Dios no crea a los judíos que en Argentina se los persigue!. Pero al fin, luego de llorar anticipadamente por nuestro< mal porvenir, vislumbré alborozado que ese mal augurio del lema churchiliano no se nos aplicará. ¡’Gracias a los amistosos chanchullos judíos del Obispo de Roma, legítimo sucesor de la política filojudía de los Papas de Vaticano 2º!. ¡Gracias al Francisco se salvará nuestra Patria! Propongo entonces que, siguiendo la moda que comenzó plantando un arbolito en homenaje a Lutero, se plante otro por Churchill, pero que sea “palo borracho”, para que siempre se recuerde su aristocrática afición inglesa; ¡pletórica en Yalta!

+ Tiempo atrás alguien denunció que los “mapuches”,  promocionados  desde el “1º mundo”, enarbolaban una bandera, en territorio nacional, de un imaginario Estado independiente que les pertenecería; violando la soberanía nacional.  Esto indigna pero no asombra. Las bases militares o científicas extranjeras instaladas en territorio nacional estarán haciendo  lo mismo. Argentina será políticamente  un país ecuménico, pleno de banderas con  alegres  coloridos;… aunque todos los colores se resuelven en el negro; en el funesto negro velorio. Pero aconteció algo peor todavía. La excelente publicación “Notivida” denuncia que  los putos y compañía exigen que la bandera arco iris flamee en todos los organismo oficiales, y hasta en las escuelas, para que los niñitos vayan  “comprendiendo” y simpatizando con  los invertidos. Seguiremos así la costumbre implantada por uno de los “caudillos” indo-americanos, ya que  la bandera arco iris está flameando  a la par de la   boliviana; al menos en los consulados. Seguramente la Legislatura porteña aprobará al unísono esta exigencia. Y así, rápidamente, a nuestra Patria la querrán convertir en una Sodoma, donde se preparará la degradación moral y hasta la violación  de los pequeños angelitos que concurran a las escuelas de Sarmiento.

+ El interés de promover el homosexualismo en las escuelas, pues de esto de trata, es que la adopción de niños por parejas del mismo sexo, les permite a los putos completar su fisonomía femenina haciendo de “mamitas”. He oído a un personaje de Tribunales decir que, sin importar la “orientación sexual” que elijan, los homosexuales son muy “cariñosas” con los bebes y buenas “mamitas”; por lo que no ven nada malo en ello. Seguramente este es el criterio generalizado entre los abogados de la Reforma que ocupan la Justicia.


+ Además de las habituales  películas televisivas degradantes moralmente, que la gente todavía con cierta dignidad repudia,  y del repertorio de películas y series judías contra los nazis, que no tiene miras de parar, ahora agregaron series de historia bíblica  judía, como para que nadie deje de admirar a gente extraña a nuestras moral…; luego de haber boicoteado la última película  sobre la Pasión de Cristo. Por su parte los ingleses repiten cada tanto la historia de la prostituta reina Isabel, presentándola como una gran dama. ¡Y las habituales inmoralidades de Hollywood!.  Desde los países del 1º mundo están aleccionando eficazmente a los argentinos televidentes; ¡nadie se puede evadir del lavado de cerebro!  Esperamos ¡inútilmente!, por supuesto,  películas  con libretos inspirados en la moral cristiana. Inútilmente, sabiendo en manos de quienes está la televisión, y que se proponen con  sus mensajes.  Inútilmente también esperar que los Obispos denuncien este manoseo contra las familias argentinas. 
TEXTOS  DE  DOCTRINA  POLÍTICA.
PRÓXIMA LA  ‘PREMIER’  DEL GRAN  SAINETE  ELECTORAL  ARGENTINO, LOS  MISMOS ACTORES DE SIEMPRE ENSAYAN PRESUROSOS LOS MISMOS PAPELES DE SIEMPRE, Y  TAMBIÉN SUS SONRISAS CAUTIVANTES DE SIEMPRE,  FRE NTE AL ESPEJO, BUSCANDO ENCANDILAR AL SOBERANO.
José Antonio Primo de Rivera
ESCRIBIÓ  SARCÁSTICAMENTE, CON SU MAESTRÍA HABITUAL,  UNAS  PALABRAS  SIEMPRE  VIGENTES.
(A continuación el artículo, publicado en ARRIBA, 28/XI/1935, cuando ya la Cruzada maduraba. Obras Completas, pg. 737)

EN VÍSPERAS DEL BAILE DE MÁSCARAS.
U
no de los más curiosos fenómenos de la política es aquel –tantas veces señalado- que obliga a los profesionales a tener dos caras: la que lucen en público y la que ocultan en la intimidad. Es frecuentísimo ver a quienes se increpan en el hemiciclo saludarse afablemente en el salón de conferencias y reprimir –por cierto resto de pudor, no por falta de gusto ni de apetito- los deseos de merendar juntos en el bar.
      Esta disciplina de los movimientos espontáneos es, desde cierto punto de vista, plausible. La exhibición en público de toda  espontaneidad resultaría indecente. Así, la educación es un triunfo sobre el humor nativo. Pero estas correcciones de lo elemental son dignas de alabanza cuando obedecen a un principio superior –religioso, moral, estético- acatado en la convivencia. La sujeción impuesta a la sinceridad salvaje por una razón moral no es compatible con la insinceridad que no tiene justificación o que la busca en razones menos respetables: insinceridad misma.
Tal es exactamente el caso de los políticos: deponen sus luchas, ocultan las verdades, deforman la expresión de su espíritu, no por servir con sacrificio un alto deber, sino por mantener vivo el juego en que la política medra, sin el cual la mayor parte de sus actores tendrían que replegarse al oscuro medio familiar de donde no debió salir nunca. Porque esta es la cuestión: quizá el disimulo pudiera tener disculpa si se encaminara a no comprometer algún grave interés del Estado; pero no es eso lo que ocurre; los políticos, al observar sus pactos de silencio, no se han propuesto una gran tarea colectiva, sino sólo pueden asegurar  la perduración del juego mismo.
De ahí que quienes están fuera del juego se miren con estupor entre sí, y a menudo con cólera, cuando observan como se volatizan las grandes palabras por las cuales ellos, los de fuera, acaso se sintieron  enardecidos hasta comprometer su paz, mientras que los dicentes que las lanzan a voz en cuello por todos los ámbitos ya han pasado tranquilamente a hablar de otra cosa. Es decir, han recogido la baraja, y se disponen a dar de nuevo.
Cuando se barrunta vecindad de elecciones, las componendas llegan a lo inverosímil. Al gusto habitual por el fingimiento se une, en tales trances, una fuerte dosis de terror. Todos empiezan a temer quedarse sin los puestos, y para conservarlos se sienten capaces de vender el alma al demonio. Los que se insultaron hasta la víspera empiezan a decirse cosas tiernas. Otros alaban sin regateo a personas a quien hubo que desmontar de lugares de mando por graves sospechas de inmoralidad. Aquellos a quienes se acusó de ladrones empiezan a ser llamados personas honorables, cuya lealtad y patriotismo no se pueden poner en duda. Se cambia hasta el tono de voz, como en Carnaval. La política se convierte en un baile de máscaras.
Y así se va estrangulando el alma popular, elemental y fuerte, inclinada a decidir por razones claras. Las gentes sufridas del pueblo, las que labran y callan, las que huellan con sus pies los agrios caminos de la tierra, tienen que ceder una vez y otra en su manera llana de entender para plegarse a explicaciones sutiles. De esta manera no suben a la política las cualidades de la entraña popular, sino que se van introduciendo en el pueblo los malos usos de la política como un contrabando de estupefacientes. En cada villorrio se monta como un remedo del gran baile de máscaras nacional.
Y si alguien, de pronto, pusiera fin al baile y empezara a llamar las cosas por sus nombres, ¿Qué pasaría? ¿Qué se hundiría quien mereciera permanecer? ¿Y si no pasaba nada? ¿Y si sencillamente entraba un aire nuevo, incontaminado, a depararnos una atmósfera respirable? Quizá estemos envenenados de sabiduría y necesitemos una recia cura de espontaneidad. Tirar las caretas y salir a los campos  con las verdaderas caras y con las palabras verdaderas. Nosotros lo hacemos y lo haremos más cada día. No nos concederemos descanso en ir de tierra en tierra, con el oído despierto para las viejas venas sepultadas y vivas. Los bailes de máscaras no son para nosotros.  Quizá falte muy poco para que, cuando los demás apresten  sus disfraces, nosotros, junto a las hogueras campesinas, celebremos la austera alegría de una libertad recobrada.+





miércoles, 7 de junio de 2017

EL GRAN NEGOCIADO INGLÉS DE LAS DROGAS.
MIENTRAS AGONIZABA, el  imperio anglosajón, emporcado en el alcohol y las DEPRAVACIONES sexuales, CORROMPIÓ LA POLÍTICA INTERNACIONAL DURANTE EL SIGLO Xx.
(A continuación un  artículo publicado en “Informes sobre Masonería” Nº 14, 1983)

DEGENERADO REY DE INGLATERRA Y GRAN MAESTRE DE LA MASONERÍA INGLESA.
      Se incluye fotografía de Eduardo VII quien asumió el trono en 1901, a la muerte de su madre, la Reina Victoria, célebre por sus amores con su palafrenero Mr. Brown y la masacre de los boers en Sudáfrica, país en que los ingleses establecieron por primera vez en la historia del mundo los “campos de concentración”, donde encerraban a las mujeres y niños de los boers combatientes, dejándolos morir de hambre y azotados de continuo, hazaña que fue precedida por las matanzas de los hindúes que no aceptaban el dominio inglés, por lo cual fueron muertos con balas dum-dum, otro genial invento de la civilización anglosajona. Estas balas, al introducirse en el cuerpo de las víctimas, por estar recortadas en las puntas se abrían en flor produciendo horribles desgarros. Estos dos geniales inventos fueron precedidos por otro estupendo logro de la civilización británica al declarar la guerra del opio a China, conocida con ese nombre por cuanto el Almirante de la flota británica en el Lejano Oriente procediendo de acuerdo con los Lores del Almirantazgo en Londres, debía proteger el comercio de un judío de Aleppo, de apellido SASSOON, que consistía en la introducción del opio en China. Como los gobernantes chinos se opusieron a estos beneficios de la civilización “occidental y cristiana” la flota británica bombardeó y masacró las poblaciones costeras de China obligando al Emperador a entrar en razones. De paso Inglaterra se apoderó de Hong Kong, que el valeroso gobierno chino-comunista, se muestra incapaz de reconquistar a pesar de tener la bomba atómica y presionar con bravatas a sus vecinos más débiles.
MÁS SOBRE HUMANISMO ATEO ANTICRISTIANO.
PENSAMIENTOS DE NICOLÁS BERDIAEFF, EN POCAS PALABRAS QUE INCITAN A LA REFLEXIÓN, SOBRE EL TEMA DE “LAS DOS CIUDADES”, TOMADOS DE SU EXCELENTE LIBRO: “UNA NUEVA EDAD MEDIA”, (Editorial Apolo, pg. 79). MÁS SOBRE ESTE TEMA EN: “LA RELIGIÓN DEL ANTICRISTO” DEL PADRE LEONARDO CASTELLANI, (YA PUBLICADO EN ESTE BLOG);  Y “EL COMPLOT DE LA CONTRA IGLESIA SEGÚN LA DIVINA REVELACIÓN Y EL MAGISTERIO”, DEL PADRE CURZIO NITOGLIA, (A PUBLICAR).  SIENDO ESTAS   ENSEÑANZAS DE TRÁGICA  ACTUALIDAD.

E
l humanismo de lo tiempos modernos ha caducado y, en todos los ordenes de la cultura y de la vida social es sustituido por su antípoda, conduciéndonos netamente a la negación de la imagen del hombre.  La ideología humanista es, en nuestros días, una ideología atrasada, y sería, cuanto menos, regresiva. Sin embargo se relacionan todavía  con sus movimientos las deducciones antihumanistas que el comunismo ha sabido sacar del humanismo para  apropiarlas a nuestra época. Ahora bien,  la época en que vivimos presenta las cosas en su desnudez, es una época en que se descorren los velos. Considerad lo que es, descubierta y desnuda, la naturaleza del humanismo, de ese humanismo que en otros tiempos parecía tan inocente y tan puro.  Cuando no hay Dios no hay hombre; tal es el descubrimiento experimental de nuestro tiempo. Considerad lo que es  desnuda y sin velos, la naturaleza del socialismo, ahora que distinguís sus últimos confines. Pero otra verdad que no está menos desnuda, que no está ya cubierta por ningún velo, es que no existe neutralidad religiosa, ausencia de religión; a la religión del Dios vivo se le opone la religión de Satanás; frente a la religión de Cristo, la religión del Anticristo. El reino neutro del humanismo, que ha querido establecerse en un sentido intermedio entre el Cielo y el Infierno, se corrompe, abriéndose entonces el abismo de arriba y el abismo de abajo. Contra  el Dios-Hombre se levanta, no el hombre del reino neutro e intermedio, sino el hombre-dios, el hombre que se ha puesto en el sitio de Dios. Y establécense los dos polos opuestos; el del ser y el del no-ser.

La religión no puede seguir siendo un asunto privado como querían los tiempos modernos. No puede ser autónoma, como tampoco pueden serlo los demás dominios de la cultura. La religión se convierte, en grado sumo, en algo general, colectivo y que rige todo lo demás. El comunismo lo demuestra. Rompe con los sistemas de independencia y laicismo de los tiempos modernos; exige una sociedad de carácter sagrado, una sumisión de todos los aspectos de la vida a la religión del Anticristo.

[…] Así han llegado los tiempos nuevos en que se ha preferido al ser el no-ser. El hombre no puede vivir solamente para sí y no servir más que a sí mismo. Si carece del Dios verdadero, se fabrica dioses falsos. No ha querido recibir la libertad de Dios, cayendo entonces en una esclavitud cruel ante los dioses de mentira, ante los ídolos. El hombre de los tiempos modernos no ha tenido su libertad de espíritu; y no será en nombre de la libertad que el hombre del fin de la historia moderna se haya alzado, se haya sublevado; no es en nombre de la libertad que haya negado la Verdad. Está en poder de un sueño que le es desconocido, de un poder sobrehumano e inhumano que se apodera de la sociedad cuando ésta no quiere conocer la Verdad, la suma Verdad de Dios…


martes, 6 de junio de 2017

MUY INTERESANTE REFLEXIÓN, QUE AYUDA A COMPRENDER  LA SITUACIÓN POLÍTICA MUNDIAL ACTUAL, AUNQUE HAYA SIDO ESCRITA HACE YA  MÁS DE 8 DÉCADAS. PUES LO ESENCIAL DE LOS  PRINCIPIOS POLÍTICOS Y RELIGIOSOS DE AQUEL ENTONCES CONTINÚAN DESARROLLÁNDOSE AGRAVADOS.
(Publicada en la revista “Estudios” de los Padres jesuitas,  en julio 1928)

HACIA LA LUZ
MI CONVERSIÓN AL CATOLICISMO
Luis Bertrán
1
¿A donde va el mundo?
N
o se trata –como se dice vulgarmente- de una simple ojeada; sino de una observación seria, detenida, inquisitorial, penetrativa, por así decir, de nuestro tiempo. De todo nuestro tiempo, que, por otra parte ha resumido tan bien, tan admirablemente Henri Massis en su sonada Défense de l’Occident.
      Hace dos años –los transcurridos desde  1918- que el mundo entero ofrece, al que lo observa atentamente, el espectáculo de un verdadero y profundo desbarajuste. En lo político, en lo moral y en lo artístico. Es el resultado que ha dado, y sigue dando la semilla de los derechos del hombre sembrada a los cuatro vientos.
      Resultado que trataremos de resumir lo más brevemente  posible para no repetir   a  los que  antes que yo lo han hecho con mejor cortada pluma y para no hacer  interminable y difuso el presente artículo.

1.- FRANCIA: Hasta 1914 podía decirse  que Francia era el país  que sostenía en sus manos el cetro del librepensamiento; se creía que allí tenían su verdadero hogar sus profetas autorizados Se creía en el republicanismo francés por juzgarle que tenía por base el más puro y saneado socialismo, tomado en su sentido más amplio ideológicamente hablando: El orden puesto en marcha, según definió el Progreso ese pobre hombre que se llama monsieur Raymond Poincaré. Cuando al día siguiente de la tragedia de Sarajevo, Jaurés se trasladó a Bruselas para entrevistarse con Bebel y con Vamdervelde, la democracia respiró, confiada en que la guerra, que ya era inminente, no estallaría. La reunión de Bruselas fue breve. Al saber su resultado la democracia comprendió que su suerte estaba jugada: la guerra era un hecho. Puede decirse que cuando aún no se habían quitado el polvo del camino los tres caudillos socialistas, sonaban los primeros disparos en la frontera germano-belga. El cadáver de Jaurés aún estaba insepulto: con él se enterró la democracia, la revolución y los derechos del hombre. Pero sepultados los derechos era necesario resucitar los deberes. Sólo recordaron los deberes patrióticos; de los morales, los espirituales, los deberes religiosos nadie se acordó. Quien podía recordárnoslos con toda autoridad –la Iglesia- atendía a lo más perentorio de la guerra: la salvación de las almas. Entonces se vio desnuda la enorme miseria  del hombre libre, del librepensador, el profundo vacío que en las almas había dejado el ateísmo. La postguerra lo ha demostrado, como ya lo hemos dicho al presentarnos a Francia –y otros países- sin la reserva espiritual necesaria  para hacer frente a la tremenda liquidación  que se habría al firmarse el armisticio, primero, y la falsa paz de Versailles, a continuación. Después, ya se ha visto: todo desorden, toda confusión. En las artes, en las ciencias, en la organización nacional.

2.- ALEMANIA: Aquí había echado hondas raíces un espectro de la religión: el protestantismo. Pero ya es sabido que el protestantismo es el individuo por encima de todo, y su fórmula encubre el orgullo y la pedantería; dos graves `pecados contra Dios.
      La experiencia del problema político en ese país fue aún más grave:  significaba el fracaso del imperio.