sábado, 13 de enero de 2018

¿Cuándo REINA LA JUSTICIA EN LA COMUNIDAD?
¿CUÁNDO REINÓ EN LA ARGENTINA?

Contesta J. Pieper en su libro: “Las Virtudes Fundamentales”, citando a Santo Tomás (Reg. Princ. 1.10):

“CUANDO TODOS LOS MIEMBROS DEL ESTADO TEMAN A LA LEY
COMO SE TEME A UN TIRANO”.

      Evidentemente la Justicia en nuestro país es una irrisión; pues los payasos que la manejan   tienen una comicidad que hace llorar ¿Quién la puede temer?  Sólo  aquellos sin recursos para aceitar la máquina burocrática.  El pueblo sospecha, con razón, y reclama castigo y devolución de lo  robado por los corruptos que detentaban el Poder.  Pero como vivimos en democracia nadie ni  oye al pueblo ni lo representa. Cuanto más se roba menos peligro de caer ante la Justicia. Los “próceres” liberales  rechazaron  los mandatos de  Cristo sobre la Justicia cristiana, y con Él ella se nos fue, y llegó la justicia pagana del liberalismo. Estamos como en la Inglaterra del siglo XVI, cuando con la rebelión de los ricos contra los pobres, se enriquecieron  alevosamente  los miembros del Paramento y los obispos protestantes anglicanos. Pero al hambriento que cazaba una liebre en la tierra de un noble se lo ahorcaba. La justicia inglesa tenía dos medidas. Y como somos un país muy civilizado, copiando y envidiando a nuestros amos  foráneos, los liberales también importaron las dos medidas; y entonces hoy día contemplamos absortos que descubren a uno que otro estafador como para cubrir apariencias, pero nadie devuelve lo robado.  Porque ningún corrupto teme a una Justicia tan corrupta como ellos.

       Pieper responde a continuación  la pregunta del título: ¿cuando hay justicia en el Estado?:

      “Solón contesta con una frase que reboza acierto: cuando el delincuente sea acusado y condenado por todos aquellos que no hayan sufrido daño con el mismo celo que el dañado, habrá justicia en la ciudad (Plutarco).  Ello quiere decir que el verdadero carácter del perjuicio significado por un delito no estriba tanto en la pérdida de hacienda, de salud o de vida, como la amenaza contra el orden de la convivencia, que a todos nos afecta por igual; cuando eso está en la conciencia de todos,  hay justicia en el estado.
      “Del espartano Quilón nos trasmite Diógenes Laercio varios y enjundiosos aforismos, como este que a continuación transcribimos: tres cosas hay que ofrecen singular dificultad, a saber: guardar un secreto, sobrellevar el ultraje de una injusticia y hacer buen empleo del tiempo de que disponemos para el ocio. A la cuestión del estado justo responde Quilón que éste se verá realizado cuando los ciudadanos atiendan mucho a las leyes y poco a los oradores.
      “Pitaco, que fue soberano en la ciudad de Mitilene, alude en su réplica a la forma de gobierno: la justicia se cumple en la “polis” cuando tan imposible llega a hacerse que gobiernen los malos como que no gobiernen los buenos…”.


      Además de la amenaza contra el orden de la convivencia, agrego que la injusticia instaurada en el Estado, impide realizar una política en orden a la grandeza nacional. Estas enseñanzas milenarias, actualísimas, deberían hacer reflexionar a los políticos demo-liberales, para que se dediquen a establecer el Bien Común, en el caso muy improbable que realmente tuvieran amor a la Patria, más que a ellos mismos, y temor a la Justicia; impedirían así que gobiernen los malos, o sea ellos, pero sí los buenos, a los que habría que buscar con lupa.+ 

jueves, 11 de enero de 2018

COMBATE PARA SALVAR ALMAS Y NACIONES DE LAS GARRAS DEL DEMONIO.
El Padre Julio Meinvielle nos trae una enseñanza imprescindible en el mundo actual: el demonio conquista almas, imponiendo el liberalismo, el democratismo y el marxismo; pervirtiendo y desacralizando las instituciones sociales y políticas naturales y cristianas.
 Enseñanza dedicada especialmente a los católicos timoratos chupacirios, que se recluyen en sí mismo; rezan pero no hacen ni proclaman la verdad.
A Benedicto XVI alabando el sistema político yanqui.
A los sacerdotes liberales que restringen la soberanía de Cristo sobre las naciones a reinar sólo sobre los corazones. Etc.

A continuación unos párrafos que conciernen al tema del título, publicados en : “El comunismo en la revolución anticristiana”  (Cruz y Fierro editores , pg. 46 sgs.). Recomiendo la lectura del libro.

“La Iglesia, encarnada en la realidad de la Ciudad Católica, se oponía a las herejías con las mismas estructuras sociales y políticas, y era propósito de las herejías destruir esas estructuras junto con el espíritu que las animaba, a fin de sumir al hombre en un sistema de desorden que le privara de los beneficios de la redención. También es ese el objetivo que mueve al comunismo en su ofensiva contra la Ciudad Católica, medio natural y normal del hombre, para vivir el cristianismo en su plenitud.

[…] En cambio, el diablo, que en la medida en que es diablo es privación de ser, será hecho de nada y a la nada tiende, encuentra su gusto en la cantidad y en lo exterior. Tiende a dominar los pueblos, aun los pueblos cristianos, en su condición exterior, en lo profano –sea social económico o social político-, para de allí luego ejercer su dominación sobre la intimidad de las conciencias.

[…] Así como la cristiandad se forja desde el interior de las almas, en las que habita el Divino Espíritu, hacia el exterior de la vida profana de los pueblos, el reino del diablo, por el contrario, se expande desde el exterior y desde la vida profana hacia el interior de las almas. Las tentaciones del diablo son siempre, de alguna manera, exteriores. Tentación de sensualidad, simbolizada en la comida del pan. Tentación de sensualidad y soberbia, simbolizada en el espectacular tirarse del pináculo del templo; codicia de los reinos de este mundo que se le ofrecen en la tercera tentación. Voluntad de poder, manejo de riquezas, sensualidad, a eso se reduce el poder del diablo. Lo político y lo económico le ofrecen un dominio fácil.
¡Para llorar por mi Patria perdida!
“es la servidumbre militante quien crea y conserva la grandeza de los países”.
Sola esta verdad basta para admirar, añorar y hacer justicia histórica al heroico gobierno nacionalista y soberano de
 DON JUAN MANUEL DE ROSAS.
¡España, aunque sólo hubiera buscaba Eldorado fantasma, como mienten los liberales y protestantes, nos legó un legado invalorable: fe en nuestro destino histórico de nación soberana, que resplandeció  hasta que  el liberalismo, “dispersión y separatismo”,  repudió y castró!!

Eugenio Montes
Grandeza y Servidumbre Militar

(El día de los antiguos combatientes)
U
na mañana de 1525 y un ventanal abierto al aire claro de Medina. De codos en el ventanal, un gentilhombre. Enfrente, pilar y símbolo de España, el castillo de la Mora, por cuyos muros, altos y profundos suben, apretadas en haz, las flechas falangistas de Isabel, que en ese tiempo -el año de Pavía- grandes capitanes andan echando a volar por el cielo de Italia y el cielo de Indias.

Como es por el mes de Santiago Apóstol y en tierras de Campos, da gloria ver como se doran y granan las espigas. Granada y dorada está, con su cosecha de héroes, la gloria de las armas españolas. “¡Dios se ha hecho español!”, dicen las gentes en Milán, y en el Franco Condado, y en Flandes, cuando cruzan el crepúsculo, cubiertos de sol y polvo, unos soldaditos morenos bajo católicas banderas. Todos es entonces esplendor y júbilo. Y, no obstante, el gentilhombre de Medina está acodado y pensativo mirando a lo lejos. Sus ojos, con don de vaticinio, creen ver una sombra triste en la llanura. Su mente, dedicada a la meditación sobre la grandeza y carácter del servicio, ha descubierto, dentro del poderío, la posibilidad de la ruina. Entonces, para memoria de patriotas, el hidalgo escribe un libro, “Envolviendo la arte militar con la philosophía moral, y la philosophía moral con la arte militar”. Un libro –qué vale el de Vigny- en el cual se enuncia esta verdad inconmovible: que los Imperios duran mientras dura la disciplina propia de los hombres de armas, y los países subsisten mientras resplandecen las virtudes bélicas y el orden pervive en tanto el mundo civil vive a imagen y semejanza del Ejército. Pero cuando dejan de ser ejemplares las virtudes de campamento, cuando el temple sufre mella o el vejamen empaña el resplandor de los aceros, entonces se hunden y desmoronan los países.  No se le oculta al hidalgo que la suerte de las batallas depende de multitud de azares y circunstancias. En la mochila del triunfo va el revés. Sí, a la espalda de las tropas invictas de Pavía, iba la rota de Rocroy. Pero esto no hubiera sido decisivo, pues tras el fracaso puede venir la victoria si la bravura y la disciplina castrense se conservan intactas. Lo decisivo es no perder la fe, y España la perdió, por desgracia. Poco a poco cunde la idea de que todo desquite es indigno. Se enseña, y esto es cierto, que al caballero se le reconoce en la manera de saber perder. No se enseña, en cambio, y esto también es cierto y además es fecundo, que asimismo el temple de la caballería se reconoce en el modo de saber ganar. Pero ganancia y pérdida son cosas relativas y contingentes. Puede ser la victoria resplandor de hermosura, y también, como don Quijote nos enseña, puede ser la derrota trofeo de las almas bien nacidas. Y el bien nacer se reconoce en el bien morir, en estar siempre dispuestos a la muerte por algo noble, lo cual exige estar siempre dispuestos al combate. La decadencia de España no hay que buscarla, pues, frívola, maquiavélicamente, en la idea tan cristiana y tan nuestra de que ni el éxito ni el fracaso en este mundo son valores en sí teleológicos. Sino en la descreencia y en la indiferencia total, en el quietismo que al reducir a nada el cosmos renuncia a la vez al otro mundo y a éste: a todo, anulando la unidad y la variedad axiológica, y con ella el sentido del esfuerzo. Durante doscientos años ni una sola voz se alza entre nosotros para exaltar la belleza del sacrificio. Cuando nuestros quintos van a partirse el pecho y a dar la sangre en Nador, en Camagüey, en Manila, todas las plumas se aplican a destinar venenos que corroan su denuedo y los desmoralicen. Maceo y Rizal, Abd-El-Krim y el conseller Casanova son nobles y simpáticos porque luchan por la libertad y la independencia, por la libertad y la independencia de Cuba y Filipinas, del Rif y de Cataluña. Pero Weyler, Primo de Rivera y Sanjurjo ya no lo son tanto porque luchan por la libertad y la independencia de España.

Día a día los peores vahos van oscureciendo el brillo de las espadas. Primero es el contentarse con lo que tenemos, con lo que nos queda. Después es el preferir la casaca enciclopedista, el chaqué burgués, la chaqueta mesocrática y el traje de Mahón, al uniforme. Por último es el rencor a los generales del Directorio, porque son generales; el halago a la roña separatista, el entierro de nuestra bandera y nuestros viejos estandartes, el estimar más la rebeldía que la disciplina, y la cobardía que el coraje. Por último es el 14 de abril, la “República de las envidias”, la renuncia a la guerra, el hormigueo de Estatutos y el encabezar nuestra Constitución con las palabras de Mr. Kellog, es decir, de un norteamericano que allá en su mocedad se ejercitó, según creo, en el bonito deporte de agujerear a balazos la bandera española en Santiago de Cuba. A eso, en Madrid se llamaba  hace unos años  civilización y pacifismo.

El eclipse de las virtudes militares, o mejor la perversa y resentida mentalidad que transforma esos valores auténticos en antivalores, es obra, en España, del siglo XVIII. Por ese mismo tiempo se crea la monarquía  prusiana. “El hombre y la disciplina han hecho a Prusia”, dijo un mariscal de Federico el Grande. Es verdad. A Prusia la han hecho los soldados en época de guerra, y el espíritu del soldado, las Asociaciones de antiguos combatientes en época de paz. El secreto del triunfo de los Imperios lo aprendió Federico en un libro español, el del Marqués de Santa Cruz de Marcenado. Allí aprendió que es la servidumbre militante quien crea y conserva la grandeza de los países. Al viento de las banderas militares va creciendo la marca de Brandemburgo. Una serie de batallas con fortuna le otorga prestigio y poderío. Los soldados ganan territorio para la Patria, en las horas de pelea contra el enemigo exterior, y luego lo defienden, con su temple, y si es  preciso con las armas, contra el enemigo interior, contra las tendencias anárquicas de dispersión y separatismo. Porque persiste ese espíritu, porque el antiguo combatiente se sigue sintiendo combatiente, persiste Prusia y existe Alemania.  Fueron los hombres de las trincheras, los capitanes y los quintos licenciados, por fuerza, tras la derrota, quienes esforzadamente, salvaron al país en los días de revolución, que son aquellos en que el enemigo combate desde dentro. Corazones calientes, reunidos en torno al “Kyffhäuser”, le piden fe y denuedo a los númenes para salvar la unidad y la dignidad de la Patria, amenazada, a la vez, por los mismos que la han deshecho en España: el rencor separatista y el marxismo. Nadie ha descrito aún la epopeya oscura de esos años difíciles. Nadie ha cantado aún como se merece el arrebato casi divino de aquella sangre, su divina locura y su divina impaciencia. 

Paciencia y cordura le pedían a los patriotas, los políticos parlamentarios, preocupados tan sólo  de  organizar una falsa y tibia oposición de ruegos y preguntas, polémica convenida y mentirosa, llena de pactos, acomodos y entrevistas. Escéptico y sociólogo el Centro Católico propalaba el sofisma de que la inteligencia debe avenirse a ir por partes en vez de ir por el todo, jugándoselo a cara y cruz, jugándose la vida, que si no sirve para eso –para perderla por algo grande-, no sirve para nada. No os apresuréis, le decían. Hay que ir de apoco. ¿Adónde y a qué? ¿Al Parlamento a sostener al adversario? ¿Para cometer aquel pecado, que ya San Agustín denunciaba con ira, el pecado de perpetuar el desorden esencial bajo las apariencias de un orden burgués y episódico?  Ese pecado que les pedían, ellos no quieren cometerlo - ¿Quiénes?  Estos que yo vi ayer en la fiesta de los antiguos combatientes desfilar con los estandartes gloriosos de los regimientos de Prusia, ante el viejo Mariscal de la paz y de la guerra, bajo el cielo en júbilo de un himno de Beethoven
Die Himmel rühmen des Ebre.

Porque es posible condensar el paraíso en una gota de sangre.  Se gana el cielo con la espada, dice en una capilla de Amberes el epitafio de un soldado español que murió en Rocroy.  Tumba y cruz, santo y seña de España entre el lodo de Flandes.+                                                                      


1933/34.

miércoles, 10 de enero de 2018

Huroneando en enero 2018.
¡Feliz año Nuevo les desea el hurón!
A CONTINUACION COMENTARIOS DEL HURÓN SOBRE INFORMES APARECIDOS EN FACEBOK.
+ EL GRINGO CHILENO: ESTA SUSCINTA RELACIÓN FAMILIAR EXPLICA Y DEBERÍA PONER FIN A LA CAMPAÑA POLÍTICA INFLADA POR UNA ARTIFICIOSA EXCITACIÓN POPÙLAR DE LOS ZURDOS DE LOS TRAPOS ROJOS, APOYADOS ESTRATÉGICAMENTE POR LA ABSURDA Y DESMESURADA PROPAGANDA DE LOS MEDIOS PERIODÍSTICOS, RESPECTO A LA PAYASADA DEL “CASO” MALDONADO:
MARÍA JOSEFA FLEMING ES CONSUEGRA DE LA KK (Cristina Fernández de Kirchner) Y POR LO TANTO AMBAS SON ABUELAS DE HELENA, LA BEBA DE FLORENCIA KK Y DE CAMILO VACA NARVAJA, EL PADRE. MARÍA JOSEFA VIVE EN BARILOCHE Y ASESORA AL “RAM” “MAPUCHE”, Y ES TÍA DE SANTIAGO MALDONADO.
¡PERIODISTAS Y  MONTONEROS  UNIDOS PARA DESMENBRAR A LA PATRIA 


+ La corrupción se ha hecho carne en los argentinos. ¿La causa principal? La escuela inspirada en el jetudo sanjuanino y luego en la Reforma universitaria; y también en la parsimonia indiferente de los jerarcas de la Iglesia. La inmoralidad envileció la moral en todos los niveles sociales, porque el pueblo vive, como es natural, a ejemplo de los gobernantes, que desgraciadamente son liberales. La política liberal es el negocio más corrupto, y el más corruptor. Porque el pescado se comienza a pudrir por la cabeza. ¿Ahora se entiende porqué el nacionalismo insiste en que se gobierne según los principios evangélicos? ¿Y también en la necesidad de enseñar en las escuelas filosofía, moral y patriotismo?
¿Esto significaría que, como me comentó una señora que no vive muy evangélicamente que digamos, estar obligada a oír Misa los domingos y cumplir ciertos mandamientos molestos? Por supuesto que no, señora necia o protestante; que cada cual arregle o desarregle su vida particular como le venga en gana, pero en su vida social debe conformarse a la ley de Jesús: PAZ, ORDEN, CARIDAD, pero no las falsificadas interpretaciones luterana ni calvinista, sino la milenaria, porque es el único sistema político en que todos podríamos vivir humanamente. En caso contrario, con el liberalismo o el marxismo continuaremos agravando el estado de perversión actual; bajo el poder absolutista de los poderosos “predestinados”.


+ Esto viene a cuento con el descubrimiento, para algunos inadvertidos inesperado, de la corrupción de los jerarcas sindicales. En esto días le tocó el turno a una tal rata Balcedo, amigazo del Papa, quien aseguró indignadísimo y con el mayor desparpajo, siguiendo el ejemplo de la mamá rata KK, que su fortuna de unos $80 millones, la amontonó luego de 11 años de ahorrar pesito a pesito con su trabajo intenso y sudoroso, sentado tras un escritorio. Su señora esposa, que también habrá trabajado muy sudorosamente, no sé en qué ni deseo averiguarlo, tiene incrustados en sus dientes diamantes por valor de u$s 180.000.- Algún malpensado, como el enano fascista, sospecha que Balcedo se afanó el dinerillo de los afiliados; y que estos, que están muy disciplinados, aunque les falten dientes, están la mar de contentos, con auténtico espíritu de esclavos, esos que lamen la mano de quien maneja el látigo. Sin proponerse siquiera, como sería de esperar, encargasen a algún Monipodio criollo que al menos, le decore la casa del estafador con “untos de miera”; sabiendo que de la “justicia” no podrán esperar justicia, pues tratarán a la rata con la acostumbrada lenidad, para que disfruten sus ahorros hartándose de queso en el Caribe.


+ Inmigrantes que hicieron grande este país fueron nuestros abuelos, continuando la obra heroica de los colonizadores. Nunca hicieron una villa miseria, nunca tiraron una manta en la vía pública, nunca cortaron calles, y nunca pidieron un plan social o pensión ¡VINIERON A TRABAJAR!


+ A los imbéciles de los trapos rojos el hurón les advierte:  una auténtica política nacionalista debería construir más cárceles para los inmorales y los traidores, patíbulos para los impenitentes satanizados, ¡que los hay!, y para los jueces sobornables, ¡que abundan más todavía!; y cuarteles para educar a nuestra juventud desamparada, en el amor a la Patria. Vayan eligiendo lugar donde residir, cipayos liberales y marxistas.


+ PARA SALVAR A NUESTRA JUVENTUD DE LA DEGRADACIÓN ACTUAL, EL NACIONALISMO EXIGE:  CONSCRIPCIÓN Y SERVICIO OBLIGATORIO DE TRABAJO;
PARA QUE APRENDAN UN OFICIO, TENGAN UN TRABAJO DIGNO, Y DEJEN DE ATORRANTEAR.  TERMINANDO CON EL USO Y ABUSO POLÍTICO DE LOS CIPAYOS CORRUPTORES DEL LIBERALISMO Y DE LOS TRAPOS ROJOS, QUE LOS DEGRADAN PARA QUE INTEGREN UNA MANADA SUMISA, DERIVÁNDOLOS HACIA LAS “IZQUIERDAS”, Y TRONCHANDO SUS IDEALES AUTÉNTICOS Y NATURALES DE AMOR A DIOS Y A LA PATRIA. Y ENCARCELANDO  A LOS QUE MERCAN COMERCIALMENTE CON LA CORRUPCIÓN JUVENIL


+ La mayoría de los ex funcionarios KK, alojados en las Penitenciarías están condenados  injustamente, pues sólo se quedaron con unos pesitos que se traspapelaron. Curiosamente, todos al unísono se enfermaron.  denuncian abusos gubernamentales, y exigiendo reclusión domiciliaria, argumentando problema de salud; y que personajes tan importantes y delicados deben ser tratados por médicos de mucho prestigio, y no por los que atienden en la cárcel. ¡Ni siquiera tienen la suficiente hombría para asumir sus delitos! Aclaremos que no se enfermaron por problemas de conciencia, de la cual poco conocen.


+ Barrios de Pie, CCC, y otras organizaciones “sociales”, viajarán a Chile en más de 15 ómnibus para aclamar al Papa, el amigazo que espera con los brazos abiertos a estos esforzados servidores de Dios y la Patria. ¿Con qué dinero viajarán? Pues ellos dicen estar en la miseria. ¿Los financiará el Vaticano?


+ Pedimos que los bomberos tengan sueldo y los políticos sean voluntarios… ¡si aman realmente a la Patria! ¡Qué iluso sos! ¿En qué país crees que vivimos?


+ Al entrar en Bolivia, te dan la bienvenida aplicándote un sello no muy cordial, advirtiéndote que en Bolivia  no podes ni trabajar ni estudiar; por supuesto tampoco enfermarte; y menos aún dedicarte al nuevo deporte tira-bombas; que practican algunos bolivianos en Buenos Aires. Estos indo-marxistas después protestan cuando Trump cuida sus fronteras de la invasión mejicana. Son muy estrictos y no quieren quitar trabajo a los nativos ni gastar dinero en cuidar a los visitantes. Y hacen bien; pero nosotros somos liberales y hacemos todo mal. En el Hospital Pablo Soria de nuestra ciudad, hay carteles que dicen más o menos: -señores pacientes: nuestro país es muy generoso y atiende sin preguntar nada personal, pero al menos respeten y cuiden las instalaciones-. Porque los bolivianos llegan en bandadas, se curan y se vuelven protestando por el maltrato, por las instalaciones, por la falta de medicamentos, etc. como yo los oí reiteradamente.  Reclamos absolutamente falsos, frutos de la envidia y de la ingratitud, pues el Soria es un Hospital ejemplar en todo sentido. Y se vuelven sin gastar un solo peso; porque los pesos los ponemos los jujeños.


+ Descubrieron 7000 “docentes” sin título habilitante en la Provincia de Buenos Aires, demostrando la prepotencia de los KK al nombrar arbitrariamente a sus compinches; y sacándoles el puesto a los que verdaderamente deberían ocuparlos. Alguien protestaba muy preocupado, pensando en la mala enseñanza que podrían haberles impartido esos militantes KK. Pero el problema de fondo es que con o sin título, la educación es pésima. Y esto debería preocupar seriamente, y nadie se preocupa. Pues lo peor es que los sin título seguramente habrán inculcado nociones de resentimiento dialéctico marxista, y los con título seguirán contaminando a los niños argentinos con la educación apátrida, sin valores morales ni religiosos de la peste liberal. Sin Dios, ni Patria ni Familia.


+ Makri designó por 4 años a Juan Manuel Abal Medina miembro de una Comisión universitaria. Creo que es muy acertada la designación considerando que la Universidad es una cueva hedionda de marxistas; allí estará a sus anchas y podrá desarrollar su política subversiva. Makri hace honor a su apellido, con K de Kerensky.


+ El acuerdo que firmó con China la diva KK, siempre muy preocupada en combatir el imperialismo, como buena marxista, de boquita para afuera, incluyó la cesión de 600 mil hectáreas y permiso para instalar una base militar.


+ 700 mil legisladores de la República Argentina, perciben por su ímproba labor la cantidad de $120 mil mensuales, más unas insignificantes ganguitas. Estos datos multiplicados representan para el país la modesta suma de 84.000 millones mensuales. Pregunto: ¿por dónde habría que comenzar a ajustar los gastos?


+ Otro asceta de la política es el rechoncho Máximo KK, quien gasta 20 millones de pesos al año; o sea 1,7millones al mes; $ 57.000 al día y $2.375.- por hora. Este honorable diputado se debe pasar la vida pensando obsesionado donde ubicar tanto dinero.


+ Mientras un Teniente de la Armada cobra un sueldo de $16.000 mensuales, el intachable y honorable juez Zafaroni cobra una jubilacioncita de $380.000.- mensuales. El enano fascista dice que es una flagrante discriminación, pero no es tal, pues el afamado juez es un benefactor, el cimero de la justicia. Y estas virtudes no hay plata suficiente para retribuirlas.


+ Otro sufrido y desinteresado político KK es Agustín Rossi, el mismo que veranea en playas VIP brasileras,,a quien algunos atrevidos suelen  preguntar:¿Dónde está el misil, las municiones y el armamento y los 100 palos de la reparación del Ara San Juan? ¡HDP!